“Alimentos saludables”Residuos de agroquímicos en alimentos: PELIGRO LATENTE

Cultivos orgánicos

Alientos saludables, importancia en nuestra salud

La presencia de residuos de agroquímicos en los alimentos está tomando una importancia creciente, hasta el punto que puede decirse que se ha convertido en una preocupación.

El residuo de un plaguicida es toda sustancia presente en un producto alimenticio, destinado al hombre o a los animales, como consecuencia de la utilización de un plaguicida.

Los agroquímicos son sustancias químicas como insecticidas, herbicidas, fungicidas, plaguicidas y fertilizantes,  que hoy en día su utilización se ha vuelto necesaria e indispensable para el desarrollo de la agricultura.

Los agroquímicos se clasifican según el uso que se les brinde, entre ellos se encuentran los siguientes:

– Los insecticidas que se utilizan contra los insectos.

– Los herbicidas que se utilizan contra la maleza.

– Los fungicidas se utilizan contra los hongos y el moho.

– Los rodenticidas que se utilizan contra los roedores.

– Los molusquicidas que se utilizan contra los moluscos.

Los pesticidas fueron diseñados para aumentar la producción mundial de alimentos, proteger contra plagas y enfermedades, mejorar el aspecto de los vegetales, contribuir a alargar su vida comercial y proteger a los consumidores sobre algunos peligros, como la contaminación por hongos.

Sin embargo el uso intensivo e indiscriminado de agro químicos, por el desconocimiento de muchos agricultores, puede dejar residuos en cultivos o aguas subterráneas causando, por lo tanto, contaminación de productos vegetales, productos de origen animal y el agua, principalmente.

Los restos de agro químicos en los diferentes cultivos se deben a:

– Controlar el ataque de plagas, por lo que varios frutos y hojas ya están contaminados.

– Falta de regulación por los entes correspondientes que hacen que muchos tengan un uso excesivo e irracional de agroquímicos en la producción de alimentos.

Efectos adversos del uso de agro-químicos

La intoxicación aguda, provocada por agro-químicos, puede causar una serie de síntomas que a menudo no son correctamente diagnosticados, por ejemplo, mareos, diarrea, dolor de cabeza, trastornos de la memoria, convulsiones, coma, problemas de hígado y riñón, fibrosis pulmonar, disminución de la fertilidad, cataratas y hasta cáncer.

Estas enfermedades crónicas han sido relacionadas con residuos en los alimentos debido a la concentración de agro-químicos en la cadena de alimentos, incluyendo verduras, carnes rojas, aves, huevos y se pueden encontrar residuos en la leche materna.

La utilización irracional de agroquímicos también produce contaminación ambiental, por ejemplo cuando los plaguicidas se utilizan en mayor cantidad de la que pueden absorber los cultivos; cuando los residuos de plaguicidas son arrastrados por el agua o el viento antes de que puedan ser absorbidos por los cultivos; o también cuando se arrojan envases de plaguicidas, insecticidas, herbicidas, fungicidas a fuentes de agua o al terreno de cultivo.

Además el exceso en el uso de plaguicidas ha ocasionado que los suelos se pierdan, lo que provoca mayor riesgo desertificación, es decir la degradación ecológica del suelo fértil y productivo.

Adicional a esto la siembra extensiva y el monocultivo producen empobrecimiento de los suelos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *